Encuentros

Segunda primera cita

18 de octubre. Segunda primera cita. A diferencia de la primera, en esta ocasión hubo pastas e infusiones. Eso sí, no fue hasta la segunda mitad del encuentro que las invitadas se atrevieron a meterle mano al plato lleno de dulces.

Fue una reunión algo tímida al principio, aunque tras explicar en qué consistía la Red y compartir algunas experiencias, el final se dio con algún intercambio de teléfonos y con mentes burbujeantes que ya han empezado a hacer vibrar la Red mediante sus propuestas. Tras este segundo primer encuentro, damos por finalizadas las (léase con tono serio lo que viene a continuación) “solemnes presentaciones”. Las que vengan a partir de ahora, que serán muchas, serán en seminarios, congresos, vídeos, o encuentros en los que el objetivo principal no sea la presentación de la Red, sino el darle forma y dotarla de vida.

Señoras, señores: Asegúrense de tomar una buena taza de café. ¡Nos ponemos en marcha!

Anuncios
Encuentros

Pistoletazo de salida

Era 6 de julio. Bochorno sí, pero el sol brillaba por su ausencia (nunca negaré ser muy fan del humor absurdo o los juegos de palabras). Después de hacer los primeros contactos por mail o teléfono, tocaba poner caras. Los nervios revoloteaban un poco en la tripa.

Algunas encontraron nuestra casa, UNESCO Etxea, enseguida. Otras no tanto. “La dirección que aparece en internet no era del todo clara”, dijo una de las invitadas respirando agitadamente por el esfuerzo al entrar por la puerta. Tomamos nota de aquello. En cualquier caso, una vez sentadas, todo fue tan fácil como ponerse hablar. Una reunión pequeña, íntima, apasionante y, aquel día, protagonizada por mujeres.

Presentamos la Red, cada una habló de sus proyectos, de sus inquietudes y de sus expectativas. Surgieron ideas, como la de crear una agenda cultural compartida. En definitiva, fue el día en el que el proyecto, la Red, comenzó a tomar forma por primera vez. Sabemos que al día siguiente, el 7 de julio, daba comienzo San Fermin. Lo que el Santo no supo fue que el pregón lo dimos nosotras el día antes.

¡Que comience la aventura!